miércoles, 22 de octubre de 2014

En Ambato dieron cuentas de Universidad de Guayaquil

Los miembros del Consejo de Educación Superior (CES) aprobaron ayer el informe del primer año de labores de la comisión que interviene la Universidad Estatal de Guayaquil, luego de que se registraron irregularidades administrativas y académicas.
El informe fue presentado en Ambato por los integrantes de este grupo colegiado. Así lo reseñó, a través de su cuenta en Twitter, Enrique Santos, miembro del CES.
Mientras tanto, en la Universidad de Guayaquil se reunió el Consejo Universitario, integrado por 18 decanos y demás representantes de la comunidad universitaria. Allí se exhortó a que el informe sea presentado en Guayaquil porque es donde se ubica el plantel o que sea remitido a las autoridades para su análisis.
Delegados estudiantiles dijeron que persisten problemas en las estructuras de las aulas, que necesitan equipamiento.
1.000
DENUNCIAS

recibió inicialmente el CES de cobros indebidos en diferentes facultades.
Publicado en Diario El Universo del jueves 16 de octubre del 2014

A un año de la intervención de la U. de Guayaquil, ¿qué avances se evidencian?

El 23 de octubre de 2013, el Consejo de Educación Superior resolvió intervenir la Universidad de Guayaquil, luego de detectar irregularidades administrativas y académicas. En inicio, esta intervención duraría 12 meses, pero se ha resuelto prorrogarla por 12 meses más.
 
Pero ¿Cuáles son los motivos de esta extensión? Jorge Kalil, interventor de dicho centro de estudios superior, señaló que la ley establece que se puede prorrogar dicha intervención. “Las soluciones a los problemas causales de la intervención ya fueron dadas, pero también se establece un plan de excelencia ambioso; un mes después de intervenirda la universidad fue catalogada en la categoría D y eso es un compromiso mayor, en el cual el plan de excelencia tiene que abarcarse de manera integral para que salga de esa categoría y pase a B o A”, explicó.
 
En cuanto a los avances en estos casi 12 meses de trabajo, detalló:
En la parte normativa, el tema estatutario se está construyendo, antes del 27 de enero debería estar aprobado por la universidad y luego por el Consejo de Educación Superior (CES) para pasar al proceso eleccionario de máximas autoridades de la institución. 
 
Los logros en la parte académica e investigación son enormes, según Kalil. Pasar de un proyecto a más de 30 proyectos de investigación; pasar de 0 a más 100 libros revisados por pares; becas a docentes para estudiar cuarto nivel (maestrías y doctorados), pasar de plantas de docentes con 36% con título de cuarto nivel a más del 70%, sin duda, son cifras alentadoras. “Estamos convencidos de que hemos abandonado la categoría D, el siguiente año -que viene la evaluación institucional- veremos cómo estamos”, manifestó.
 
En la parte de infraestructura y tecnología, resaltó obras como las nuevas salas de cómputo en la facultad de Jurisprudencia, una plazoleta de integración para la comunidad y conectividad en el campus Salvador Allende. 
 
Kalil también habló de la facultad de Medicina, la primera carrera que sería acreditada en una semana más, que está siendo totalmente equipada. “Vamos a ver de qué manera ya estos comienzan a darle un giro a la Universidad de Guayaquil en torno a lo que físicamente se aprecia”, agregó
 
El interventor criticó los modelos de gestión y la burocracia interna en la universidad; en este sentido, dijo, se han hecho propuestas al Consejo Universitario para que se aprueben reglamentos que faciliten el flujograma de procesos, delegación de firmas para orden de gasto y de pago, entre otros aspectos.

Publicado en Ecuavisa del viernes 17 de octubre del 2014

Estamos seguros que la Universidad de Guayaquil ya no está en categoría D, Kalil

Redacción CRE Satelital

Guayaquil.- El Eco Jorge Kalil, Presidente de la Comisión Interventora de la Universidad de Guayaquil, dijo en CRE Satelital,que éste organismo actuará un año más porque hay mucho por hacer aún, incluso el año que falta podría ser “corto”.
En el primer año, a decir de Kalil, el primer año ha tratado los 5 primeros objetivos que se plantearon: la gratuidad de la educación superior, los depósitos en cuentas particulares, emisión de títulos falsos, irregularidades académicas y la tercerización de la oferta académica en la Universidad de Guayaquil.
En el caso de la recuperación de dineros, hay algunos retrasos porque , en ocasiones se cobraban rubros bajo otros “títulos” lo que ha dificultado un poco transparentar las denominaciones por las cuales fueron cobradas esas cifras. Se ha devuelto ya cási $ 3′.000.000 a los estudiantes.
Entre los principales objetivos de este nuevo año están: infraestructura, la acreditación de la carrera de medicina, entre otros.
Hemos dado pasos adelantados enla parte académica, porque nos hemos propuesto abandonar la categoría D, y estoy seguro que en las próximas evaluaciones se reflejarán los progresos.
Autor: Patricia Giler  /  pgiler@cre.com.ec
Publicado en CRE Satelital del miercoles 21 de octubre del 2014

La Universidad de Guayaquil estará intervenida por un año más

Hasta octubre del 2015 la Comisión Interventora y Fortalecimiento Institucional para la Universidad de Guayaquil permanecerá en esta institución.
Esto luego de que el Consejo de Educación Superior (CES) en su trigésima octava sesión ordinaria del miércoles pasado en la Universidad de Ambato aprobara el informe de labores de la Comisión y ratificara por segundo y último año este proceso de intervención. Este es el plazo que de acuerdo con el artículo 48 literal f del Reglamento de Creación, Intervención y Suspensión de Universidad tienen los integrantes de la Comisión para cumplir con su plan de excelencia.
El 23 de octubre del 2013 el CES inició con la intervención de esta institución superior de manera integral. El incumplimiento de la gratuidad, y el depósito de rubros de estudiantes a cuentas particulares fueron algunos de los motivos para que se diera el proceso.
En este año la Comisión ha impulsado proyectos como la construcción de la Plaza de Recreación y Bienestar Estudiantil, además de la eliminación de la precarización de la contratación de los profesores.
Sin embargo, estudiantes cuestionan las acciones de esta, ya que consideran que no hay un cambio notable en procesos internos. Además de la falta de infraestructura en varias facultades, tanto en las fachadas como en los baños.
A finales de este mes está previsto que se realice la rendición de cuentas a la comunidad universitaria.
Publicado en el Diario El Universo del Viernes 15 de octubre del 2014

La Universidad de Guayaquil aún lidia con falta de obras, jubilaciones y equipos

Tres toldas blancas, similares a las que hay en los malecones de la ciudad, resaltan hoy en la plazoleta central de la Universidad de Guayaquil, un espacio comprendido entre las facultades de Jurisprudencia y de Economía que ha sido transformado en una zona de integración para estudiantes. Allí, el piso fue adoquinado, se colocaron 10 kioscos de colores que aún no abren, 30 mesas con bancas, 15 luminarias y un ágora para eventos.
Si bien la plaza es la nueva obra física más visible al entrar a la universidad con más estudiantes del país, casi 70.000, para los más críticos, es la única tangible de la Comisión de Intervención y Fortalecimiento Institucional en su primer año de gestión, que se cumplirá el próximo 23 de octubre y que por decisión del CES (Consejo de Educación Superior) se prolongará hasta el 2015.
La obra ha sido cuestionada por profesores como Marco Varas, de la Facultad de Ciencias Matemáticas, que en septiembre envió una carta al nuevo rector, Roberto Cassís, en la que solicita datos sobre el costo y cuándo se habilitará toda la obra. Y por los delegados estudiantiles ante el Consejo Universitario, los cuales aseguran que la oferta fue un campo tecnológico con internet libre, centros de copiado, tecnología de punta y patio de comidas. “Lo que vemos es un parque”, coinciden Geovanny Mayorga, de la Facultad de Jurisprudencia; Jéssica Plaza, de Economía; Manuel García, de Filosofía; Alan Santos, de Administración y vicepresidente de FEUE filial Guayas; y Elvis Arteaga, de Matemáticas.
La plazoleta fue contratada por $ 850.000, se formó una comisión técnica para la revisión de la propuesta, se dio un anticipo (no se ha dicho de cuánto) y se nombró fiscalizador y administrador del contrato, explica Jorge Kalil, presidente de la Comisión Interventora. Ahora se trabaja en el cierre de la recepción definitiva. “Esperemos, más que todo, que ya se puedan licitar los locales (...). Falta darle vida a través de los diferentes negocios de todo tipo...”, dice.
La objeción de los delegados y profesores se da también porque un año después de la intervención, sus 18 facultades siguen con problemas en común: aulas con pisos y techos deteriorados, sin acondicionadores de aire o sin funcionar, paredes con filtraciones, baños inservibles y laboratorios de estudios con tecnología obsoleta: en Medicina hay microscopios de hace 43 años; en Matemáticas, computadoras que ya no se fabrican; y en Comunicación, laboratorios con equipos vetustos.
El CES, tras 15 meses de investigación, resolvió intervenir la universidad en el 2013 al encontrar denuncias de registros de títulos falsos, de cobros indebidos que violaban el principio de gratuidad, depósitos en cuentas particulares y tercerización de la oferta académica. Los procesos iniciados en la Fiscalía siguen en investigación y ese es otro de los reparos casa adentro: que no haya responsables aún.
Kalil reconoce que los trabajos de infraestructura son su tema pendiente porque se empezó por definir reglamentos internos (de matriculación y elecciones), mejorar la plantilla docente y elaborar los estatutos de la universidad, cuya propuesta ya fue presentada y debe ser discutida en el Consejo Universitario. Esos determinarán una nueva estructura: se fusionarán en 10 las 18 facultades y se ordenarán carreras que, como en el caso de marketing, se repetían en hasta cuatro facultades. Habrá facultades de Ciencias de la Salud, Ciencias de la Vida y de Ciencias e Ingeniería de la Producción y Construcción, para aglutinar, por ejemplo, Medicina y Odontología. También se proponen 13 nuevas carreras, como ingeniería en materiales, mecatrónica, acuicultura, biotecnología.
En el informe del primer año, la Comisión cuenta entre sus logros haber aumentado de 108 a más de 1.000 los profesores a tiempo completo, de 37% a 76% los maestros con título de cuarto nivel; de 6% a 35% los con PhD y destinar $ 1,7 millones en becas de formación de cuarto nivel para los profesores, dentro y fuera del país, asegura el rector Roberto Cassís, quien pidió la revisión de un proceso en marcha. “Había ítems normalizados de 475 splits de 70 mil BTU, si pongo dos en la Facultad de Leyes explosiona porque no tiene la capacidad. Lo primero que hay que hacer es eso, porque el rector no quiere almacenar 475 splits en una bodega”, dice.
Los estudiantes y maestros reconocen que sí hay mejoras en la parte académica y el impulso a la investigación (se están ejecutando 14 programas y 31 proyectos). Pero consideran que hay procesos que se han centralizado y hay más problemas sin resolver: el pago a unos 1.000 jubilados y trabajadores, que a diario copan los bajos del edificio de Administración para reclamar su jubilación patronal, pensión complementaria u horas extras; los atrasos en los aportes al Seguro Social, que impiden a los maestros realizar préstamos quirografarios e hipotecarios, y la equiparación de salarios con el nuevo personal que ha ingresado, unos 220, según Marlon Zambrano Montesinos, presidente de la Asociación de Empleados Administrativos.
César Muñoz, vicerrector general y presidente de la Comisión Económica, refiere que antes las facultades tenían independencia en el manejo presupuestario y los decanos claves para pagar. Ahora, indica Kléber Loor, decano de la Facso, se les permite manejar hasta $ 15.000 al año en ejecuciones de máximo $ 6.000. Por eso Muñoz cree que no se ejecutará todo el presupuesto de este año, $ 217 millones. En el 2013 quedaron $ 30 millones sin usar y ahora el desembolso está sujeto a proyectos presentados a la Senplades.
Kalil dice que han entrado empleados tras la salida de personal, que estos se rigen a las nuevas escalas establecidas por ley y que se planteará un ajuste, dado que había empleados con hasta tres sueldos y otros que cobraban valores irrisorios. Anuncia un plan de contingencia para acceder a servicios del IESS y el pago a los jubilados tras un fallo de la Corte Constitucional.
Había que comenzar a ordenar la casa, había unos estatutos que no correspondían a la LOES ni a su reglamento, el reglamento de elecciones no existía”.
Jorge Kalil
Presidente Comisión
En un año no se han dado procesos de compras, adquisiciones para las unidades académicas. Los jubilados siguen sentados reclamando por sus derechos”.
Sergio Marzo
Presidente de APUG
Publicado el Diario El Universo del domingo 19 de octubre del 2014
http://www.eluniverso.com/noticias/2014/10/19/nota/4116856/ug-aun-lidia-falta-obras-jubilaciones-equipos?src=menu  

miércoles, 17 de septiembre de 2014

Prohíben las fiestas y el consumo de alcohol en la Universidad de Guayaquil

Hay nuevas disposiciones de la Comisión Interventora de la Universidad de Guayaquil, tras descubrir que se programaban festejos privados dentro de las instalaciones del centro de estudios. 
 
Delante de una fila de policías, el presidente de la Comisión, Jorge Kalil, dio detalles de una fiesta desarrollada el sábado pasado en los predios de la institución. “Con venta de entradas en centros comerciales, llevando a las personas en buses, menores de edad, venta de bebidas alcohólicas dentro de la misma, entre otras cosas más”.
 
Pero ese no fue el único festejo que denunció. “Al lado había una quinceañera, en otro edificio de la Universidad, y más a la izquierda otra fiesta más, así que tres fiestas por falta de una, ya nos vamos a llamar zona rosa”, manifestó.
 
Con esos antecedentes, la Comisión Interventora emitió una disposición donde establece las siguientes prohibiciones dentro de la universidad:
 
  • Fiestas u otro tipo de espectáculos.
  • Ingreso de plataformas o parlantes. 
  • Ingerir bebidas alcohólicas.
  • Banderines o afiches publicitarios.
 
El rector encargado de la Universidad, Roberto Cassis, recibió el documento y enfatizó que la institución se hizo para el saber y el  conocimiento, no para bailar. Luego puso un ejemplo de lo que se puede y no hacer dentro de las instalaciones universitarias. “Cuando cumplamos un aniversario de la universidad o de una facultad que se tome una copa de champán”.
 
La autoridad se comprometió a cumplir con lo requerido por la Comisión en un plazo de 30 días.

Publicado en Ecuavisa del viernes 22 de agosto del 2014
http://www.ecuavisa.com/articulo/noticias/nacional/77025-prohiben-fiestas-consumo-alcohol-universidad-guayaquil

lunes, 18 de agosto de 2014

Profesores de Universidad de Guayaquil reclaman sueldos

Un grupo de profesores de la Universidad de Guayaquil asegura que desde el mes de mayo no se les cancelan los sueldos.
Los docentes sostienen que entraron a la institución educativa bajo un contrato ocasional para cubrir las plazas dejadas por los catedráticos que decidieron jubilarse o que no tenían título de cuarto nivel, como lo exige la Ley Orgánica de Educación Superior.
Una maestra que espera sus haberes, que pidió la reserva de su nombre y que dicta clases en la Facultad de Ciencias Administrativas, dijo que hace una semana firmaron sus contratos, pero que falta, supuestamente, que el rector Roberto Cassis suscriba también el documento para que se les acrediten sus remuneraciones.
El grupo que reclama sus sueldos es de alrededor de 300 catedráticos, según la fuente, que subrayó que varios de sus compañeros tienen letras vencidas de sus casas y autos.
Otro maestro, que también pidió el anonimato, aseguró que se le terminaron sus ahorros, que hasta hace unos días cubrió los gastos de sus tres hijos con el dinero de la liquidación de un empleo anterior.
Roberto Cassis, con menos de un mes a cargo del Rectorado de la U. de Guayaquil, explicó que los contratos de aproximadamente 500 docentes fueron analizados, que incluso se hizo consultas a la Procuraduría y a la Contraloría. Esto, para protegerse de “cualquier reclamo legal o auditoría” porque los documentos los elaboró la anterior administración.
“Estamos próximos a cancelarles”, dijo ayer Cassis y aseguró que en el transcurso de esta semana firmará los contratos para que se les acredite los valores a los profesores.
Desde el 23 de octubre pasado la Universidad de Guayaquil está intervenida por el Consejo de Educación Superior (CES), que determinó irregularidades luego de una investigación.
En cuanto al contrato de docentes, el Consejo Universitario aprobó el jueves pasado un reglamento con el cual las facultades podrán llamar a concursos de méritos y oposición para llenar sus vacantes.
Publicado en Diario El Universo del lunes 18 de agosto del 2014